Posteado por: foresamb | octubre 22, 2015

El sueño de la casa ecológica

Un relato desde el descanso en la Patagonia

*Por Gastón Gertner de la Oficina de Planificación Estratégica y Efectividad en el Desarrollo del BID

Un masaje de cama para el tratamiento de aguas grises. El sistema de tratamiento de aguas que Violeta y Ezequiel construyeron utiliza una tecnología dereed bed. En español, se trata de un sistema “de cama de cañaveral”, así decidí bautizarlo. Para entendimiento universal, piensen en la plantación de cañas y juncos sobre un terreno de infiltración relleno de piedras (grava). En contacto con el flujo de aguas grises, la acción de tratamiento de la “cama” sintetiza cuatro elementos: i) las acciones purificadores de millones de bacterias y microorganismos residentes en el ecosistema de la cama que “digieren” los desechos ii) el espacio entre las pequeñas piedras que permite la filtración, iii) las cañas y los juncos, que actúan como vasos conductores de oxígeno para la efectividad de los microorganismos y iv) las propias raíces de las plantas que absorben el exceso de nutrientes purificando el agua.

Capture

El sistema de tratamiento de aguas: paso a paso. Los residuos de aguas de la ducha, de la limpieza de ropa y de la cocina se trasladan a través de caños hasta el biodigestor, una “fosa séptica mejorada” en forma de cono, depositado bajo el nivel del suelo con un tubo rojo que sobresale a la superficie para el escape de gases. La función del biodigestor es favorecer la separación de residuos sólidos del agua (como restos de comida o jabón) formando una costra flotante en la superficie y una base de lodo al fondo. Cada 2 años, los restos sólidos se extraen como parte del mantenimiento de la cámara. No consulté con Ezequiel y Violeta quién es el responsable de esta tarea, para propósitos prácticos asumamos que se turnan. Asimismo, el biodigestor cumple una segunda función de digestión de sólidos que disminuye el potencial contaminante de los desechos antes de iniciar el tratamiento de aguas grises.

A continuación, el flujo de aguas sigue curso hacia la cámara de inspección o desengrasadora. En esta fase, se evalúa el estado del agua que sale del biodigestor, agregando una barrera adicional para las grasas con el fin de impedir su ingreso a la cama de cañaveral. Desde la cámara, los desechos líquidos continúan su curso de entrada a la cama de cañaveral.

 Toma lateral de la cama de cañaveral. En el márgen inferior se observa la cámara de inspección contigua a las piedras en forma de bochas

La “cama” ocupa un espacio relleno de capas de piedra que alcanzan unos 70 centímetros de profundidad, sobre las cuales crecen juncos y cañas junto a un elegante arrayán (luma apiculata) en el centro. Debajo de las piedras se coloca un nylon para evitar que las aguas se filtren a las napas subterráneas.  El efluente de agua se introduce en la cama desde la cámara de inspección a través de un tubo, filtrándose en el espacio entre las piedras bocha. Los restos de materiales orgánicos se desprenden del agua para asentarse entre las raíces y las piedras. En esta fase, las bacterias y microorganismos descomponen elementos contaminantes.

Toma lateral izquierda de la cama de cañaveral. Se destaca el tamaño de las piedras, los juncos y cañas sobre la cama. En el fondo, la casa ecológica.

 Ezequiel, que cuenta con un título de ingeniería informática de la Universidad de Buenos Aires, describe el sistema con naturalidad: “Las raíces de las plantas  y las bacterias digieren la mayor parte de  los desechos. El ciclo de tratamiento de agua sucia se completa sólo y es 100% sustentable”.

La presencia de cañas y juncos no es para decoración.  Las plantas cumplen tres actividades fundamentales para el tratamiento de residuos.

  • La extensa red de raíces genera un sistema de filtración para el paso del agua y la separación de residuos.
  • Los juncos y totoras tienen propiedades de distribución del oxígeno hasta las raíces, creando un ambiente propicio para el crecimiento de varias colonias de hongos y bacterias
  • Las plantas por sí mismas se alimentan de los nutrientes presentes en la cama para su crecimiento.

Finalmente, al salir de la cama de cañaveral, el efluente sigue su recorrido hasta el estanque contiguo con una rica población de juncos cuyas raíces llegan hasta el fondo. Las aguas alcanzan una tercera fase de tratamiento natural donde la vegetación natural completa la descomposición de nitratos dentro de un ecosistema de vida para pájaros, plantas e insectos. Al salir del estanque por un rebalse natural, el agua tratada riega de forma natural árboles y plantas nativas que alcanzan tasas de crecimiento muy altas. Como futura mejora del sistema, Ezequiel y Violeta están trabajando en la implementación de un molino de viento que acciona un compresor de aire a fin de oxigenar el estanque para “los peces que vendrán”.

En la imagen, Violeta ensayando la acción de oxigenación del estanque de la futura incorporación del molino

El perfil detrás de una cabeza sustentable. Estudiar la evidencia es una condición fundamental para las personalidades autodidactas del desarrollo. “Leí todos los papers que te puedas imaginar antes de empezar”, admite Ezequiel.   “Comencé a investigar sobre los reed beds y encontré que era la mejor manera de complementar la acción del tanque séptico antes de devolver el agua a su curso natural”. Sin embargo, el conocimiento y las mañas de ingeniero para diseñar este sistema costo-efectivo no son los únicos requerimientos. Se necesita complementar con un estilo de vida sustentable acorde. El sistema requiere de tareas de mantenimiento y dedicación.  “No usamos detergentes, lavandinas, ni shampoo, ni pasta de dientes ni polvo para lavar la ropa convencionales. Para el lavado de ropa usamos jabón blanco biodegradable, esencias naturales para el aroma y vinagre para desengrasar”, nos cuenta Violeta.  La pasión por el trabajo con la tierra y una motivación adicional sobre un estilo de vida sustentable son ingredientes claves para este tipo de desarrollos.  La responsabilidad también tiene su cuota.  El mantenimiento de la “cama de cañaveral” pone en exposición a las personas a vectores de virus y bacterias. Una inmunización adecuada y controles de salud frecuentes son recomendables.

Por último: el uso responsable del agua es muy importante para estas soluciones individuales.

Fuente: http://blogs.iadb.org/ – Banco Interamericano de Desarrollo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: