Posteado por: foresamb | marzo 15, 2015

Energía de Biomasa gracias al café, árboles y piña

Sin título

Científicos del Instituto de Investigaciones en Ingeniería (INII) y de la Escuela de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Costa Rica (UCR) analizan la idoneidad de algunos desechos vegetales nacionales como aserrín, broza de café, ramas y hojas de árboles, para su utilización como combustible alternativo.

Su objetivo es averiguar si esta biomasa costarricense serviría para elaborar una fuente de energía, que se puede utilizar como combustible alternativo, denominada “pellets”, cuya utilización se difunde cada vez más en el mercado internacional.

Los “pellets” se elaboran de material vegetal que se somete a alta presión y temperatura para compactarlo, actualmente formar pequeñas cápsulas comprimidas de biomasa.

Estas cápsulas tienen forma cilíndrica con apariencia de corcho, sin embargo son más densas que la madera original. Son utilizadas como combustible granulado limpio y amigable con la naturaleza.

El plan llamado “Caracterización de pellets utilizando múltiples tipos de residuos lignocelulósicos y aglutinantes de procedencia nacional”, comenzó con el análisis del uso de aserrín, deshechos de aserradero, y hojas y otras partes de piña que quedan cuando se corta la fruta.

Más adelante se investigará la efectividad de usar otros desechos vegetales como la pulpa o broza del café o las ramas resultantes de la poda de árboles.

El liderado por el doctor Pedro Casanova Treto, junto con la Dra. Kattia Solís Ramírez, ambos investigadores del Instituto de Investigaciones en Ingeniería (INII), y Tony Carrillo Paniagua, quien fue asistente del proyecto y en estos momentos lleva a cabo su tesis licenciatura en Ingeniería Agrícola acerca del potencial y características del aserrín y residuos de piña para la elaboración de “pellets”.

Recientemente se incorporaron otros estudiantes con proyectos de graduación para analizar la viabilidad de otros tipos de deshechos.

Elaboración y caracterización

Los desechos vegetales se muelen, se secan y se trituran a un tamaño de partícula determinado y una humedad mínima específica. Este material pulverizado se comprime en “pellets” cilíndricos de valores determinados de diámetro. Este tratamiento se ejecuta con un equipo fabricado en el mismo laboratorio.

Según comentó Carrillo, una vez elaboradas las muestras de “pellets” con múltiples desechos vegetales, el paso siguiente se convertirá en el tratamiento de caracterización de esas muestras, a las cuales se les determina la densidad real, la densidad aparente, el poder calorífico, contenido de carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno.

Esta caracterización es necesaria para precisar si las muestras obtenidas se ajustan a los estándares de calidad que exige el mercado internacional de este combustible alternativo, tal y como dijo la investigadora asociada Dra. Kattia Solís Ramírez.

Por ejemplo Hay reglas que rigen la cantidad de metales que se liberan a hora de que el “pellets” hace combustión. Es requisito cumplir con estos estándares para que la producción de “pellets” a nivel industrial asegure su viabilidad económica, energética y ambiental. La caracterización implica medir las virtudes de los pellets conseguidos, tanto para uso en combustión como gasificación.

La Dra. Solís comentó que los “pellets” se pueden usar en procesos de combustión, que es cuando se queman como el carbón; o bien en procesos de gasificación, que es cuando se provoca que emane gas de síntesis, conocido además como o “syngas” (del inglés “synthesis” gas). El gas de síntesis es combustible y no contaminante.

En el caso de la gasificación, por ejemplo, se enciende la muestra en un ambiente controlado para saber cuánto gas de síntesis emanan los “pellets”.

Para estudiar los procesos de gasificación existe otro plan inscrito en el Centro de Investigación en Electroquímica y Energía Química (CELEQ) llamado “Energía química a partir procesos de gasificación de biomasa”, el cual analiza las reacciones químicas que ocurren dentro del gasificador.

Estas investigaciones se complementan con otros proyectos que se plantearan en el seno del INII, como el de diseño, construcción y evaluación de un tipo de gasificador, en el cual se verterán los “pellets” para producir el gas de síntesis.

Otro programa complementario es la manufactura de una cocina de gas que utilice este gas de síntesis, la cual sea una alternativa más saludable y amigable con la naturaleza que las cocinas tradicionales de gas licuado o las cocinas de leña, las cuales en la combustión lanzan partículas dañinas para la salud.

Fuente: Ecoticias.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: