Posteado por: foresamb | marzo 10, 2015

¿Puede la ecología urbana ayudarnos a hacer frente al cambio climático?

Sin título

¡Sí! La ecología urbana puede ayudarnos, y mucho, a hacer frente al cambio climático. Particularmente en lo que se refiere a aumentar la resiliencia de nuestras ciudades frente a eventos climáticos extremos, los cuales serán cada vez más recurrentes de acuerdo a los escenarios futuros proyectados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, más conocido por su sigla en inglés IPCC.

La ecología urbana es una disciplina que está enfocada en las relaciones y procesos que se establecen entre los habitantes de una ciudad y el medio ambiente en el cuál están insertos. Trata de temas como techos verdes, islas de calor, corredores de biodiversidad, entre otros temas vinculados a la sustentabilidad, y dialoga constantemente con otras disciplinas, como el urbanismo, la sociología y la geografía.

En latino américa, una de las principales referencias académicas en el tema es una mujer, la argentina María Di Pace, que retoma el trabajo del famoso ecólogo Eugene Odum sobre los fundamentos de la ecología y propone que entendamos a las ciudades como sistemas complejos, en los cuales se dan una serie de intercambios de materia y flujos de energía.

¿Pero cómo esto nos puede ayudar a hacer frente al cambio climático?  Es decir, ¿cómo podemos utilizar este marco conceptual en nuestras ciudades? Yo diría que principalmente a través de la programas y proyectos enfocados en la promoción y conservación de los servicios ecosistémicos.

Existen 4 tipos principales de servicios ecosistémicos:

  • De apoyo (como la formación del suelo y el ciclo de nutrientes)
  • Aprovisionamiento (de agua dulce, combustible, alimentos, etc.)
  • Regulación (del clima, de enfermedades, de la purificación del agua, entre otros)
  • Culturales (relacionados a temas recreativos y educacionales, por ejemplo)

Para proponer un ejemplo hipotético, si una ciudad ya es vulnerable a lluvias intensas, que generan frecuentemente inundaciones y una sobrecarga del sistema de alcantarillado, y además los escenarios futuros apuntan a cada vez más eventos de este tipo, sería de interés fortalecer los servicios ecosistémicos asociados al ciclo del agua. ¿Cómo? Aumentando las superficies permeables de la ciudad, disminuyendo así la escorrentía superficial, y desarrollando parques inundables para contener las aguas lluvias, por ejemplo.

Además, cada uno de estos servicios influye, en mayor o menor medida, en los niveles de bienestar humano. En efecto, sin estos servicios, nos sería imposible vivir en este planeta. Basta revisar como estos en su conjunto abarcan desde nuestras necesidades más básicas, como alimentos, hasta otras más trascedentes, como esparcimiento.

En este sentido, utilizar la promoción y conservación de los servicios ecosistémicos como una estrategia de adaptación al cambio climático posibilita no solamente reducir la vulnerabilidad de los ecosistemas urbanos a los eventos climáticos extremos, sino que también genera una mejor calidad de vida urbana.

Por Juliana Carvalho Cortes Silva

Fuente:  Banco Interamericano de Desarrollo – BID

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: