Posteado por: foresamb | marzo 24, 2014

El cambio climático amenaza el suministro mundial de alimentos

Imagen

Las olas de calor podrían reducir significativamente los rendimientos de los cultivos y amenazar el suministro mundial de alimentos si el cambio climático no se aborda y se invierte, según concluye un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de East Anglia en Norwich, Norfolk (Inglaterra) y publicado este jueves último en ‘Environmental Research Letters’.

Estudios anteriores han detectado que se prevé que el cambio climático reduzca los rendimientos de maíz a nivel mundial a finales del siglo en un escenario de futuras emisiones de gases de efecto invernadero, sin embargo, este nuevo trabajo muestra que incluso los efectos de las olas de calor, que no se han tenido en cuenta en los cálculos anteriores, podría duplicar las pérdidas de la cosecha.

La autora principal del estudio, Delphine Deryng, del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático en la Universidad de East Anglia (Reino Unido) explica: “Los casos de temperaturas extremas, provocadas por un gran aumento de la temperatura media global, pueden ser perjudiciales para los cultivos en cualquier etapa de su desarrollo, pero en particular en torno a la antesis, el periodo de floración de la planta”.

“En esta etapa, las temperaturas extremas pueden llevar a reducir la esterilidad del polen y disminuir el conjunto de semillas, lo que reduce en gran medida el rendimiento de los cultivos”, advierte. Los impactos sobre el trigo y la soja es probable que sean menos profundos, sobre todo debido a los efectos fertilizantes que el CO2 puede tener sobre estos cultivos.

En las plantas, el CO2 es central para el proceso de la fotosíntesis, el mecanismo por el cual generan los nutrientes a través de la luz solar, el CO2 y el agua. Cuando hay más CO2 en la atmósfera, las hojas de las plantas pueden capturar más, lo que resulta en un aumento global en la biomasa de la planta.

Además, las plantas son capaces de gestionar el uso del agua mucho más eficientemente en estas condiciones, lo que resulta en una mejor tolerancia a los episodios de sequía. Sin embargo, no está claro si estos efectos de la fertilización del CO2 ocurrirán realmente por las interacciones con otros factores.

Si se producen efectos fertilizantes del CO2, los rendimientos del trigo y la soja podrían aumentar a lo largo del siglo XXI en un escenario “habitual”, sin embargo, los investigadores entienden que serán compensados de manera significativa por los efectos de olas de calor, ya que estas plantas son todavía vulnerables a los efectos de las temperaturas extremas.

Los impactos positivos en el rendimiento de la soja se verán compensados en un 25 por ciento y los impactos positivos sobre el trigo se verán compensados en un 52 por ciento, según este estudio, realizado por investigadores del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático; el Instituto de Investigación Grantham sobre el Cambio Climático y el Medio Ambiente de la Escuela de Ciencias Económicas y Políticas de Longres y el Centro para el Cambio Climático y el Medio Ambiente de la Universidad McGill, en Montreal (Canadá).

El estudio, que usó el modelo de producción mundial de PEGASUS para simular la respuesta de rendimiento de los cultivos a 72 escenarios de cambio climático en el siglo XXI, también identificó áreas específicas en las que se espera que las olas de calor tengan los mayores efectos negativos en el rendimiento de los cultivos.

Algunas de las áreas más afectadas son claves para la producción agrícola, por ejemplo el cinturón de América del Norte para el maíz. Cuando los efectos de fertilización del CO2 no se tienen en cuenta, los investigadores encontraron una disminución neta de los rendimientos en los tres cultivos, intensificada por el estrés del calor extremo para los primeros cinco países productores de cada cultivo.

“Nuestros resultados muestran que se espera que los rendimientos de maíz se vean afectados negativamente por el cambio climático, mientras que los impactos sobre el trigo y la soja sean generalmente positivos, a menos que se hayan sobrestimado los efectos fertilizantes del CO2”, concluye Deryng.

Fuente: Ecoticias.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: