Posteado por: foresamb | septiembre 17, 2013

Cinco consejos para tener tu propia huerta en casa o apartmento

Image

Lo orgánico como una nueva cultura ambiental y de vida es tema que anda de boca en boca; para que no te cuenten te damos una alternativa que reúne lo mejor de lo orgánico con el cuidado de la tierra: las huertas caseras (o urbanas).

Las huertas orgánicas traen múltiples beneficios: obtienes los mejores frutos para tu consumo, están libres de químicos y no fueron regados con agua de dudosa procedencia. Los motivos para tener una huerta en casa sobran, ve pensando qué quieres plantar y te damos consejos de cómo hacerlo.

Primero, debes elegir qué plantar. Lo más recomendable es inclinarte por los vegetales que te gusten más y, sobretodo, conozcas mejor. Si estás peleado con los vegetales, también puedes sembrar hierbas para aderezar tus platos como cilantro, albahaca, romero y orégano.

Segundo, piensa en qué lugar irán y ten en cuenta que deben tener espacio para crecer, especialmente profundidad. Un jardín es uno de los mejores sitios para emprender tu huerta, no es necesario contar con varias hectáreas de extensión, con un metro cuadrado basta.

Para los que viven en espacios chicos las terrazas y balcones, por más pequeños que sean, son suficiente para un par de lechugas o rábanos.

Tercero, busca pala y rastrillo. Son las herramientas que todo buen agricultor debe tener, te servirán para remover la tierra y plantar tus semillas; lo primero es importante para que la tierra se oxigene.

Cuarto, utilizar “tierra de hoja”, aporta los nutrientes necesarios para que todos los vegetales crezcan más rápido y mucho más fuertes.

Y cinco, no olvidar el abono. Es recomendable aprovechar sus bondades en beneficio de tus plantas.

Una vez que las semillas estén en tierra no olvides regar la huerta todos los días, aplicar abono cada dos semanas, quitar las hierbas o pasto que intenten invadir el espacio de tu hortaliza y tener mucho cuidado con las plagas o animales que podrían agredirlas.

La germinación de las semillas depende de lo que hayas plantado. Por ejemplo, las papas se cultivan todo el año y se cosechan en tres meses. Mientras que las lechugas y los rábanos germinan en cuestión de días. Ten paciencia, verás los resultados en cuanto menos te lo imagines, no por nada dicen que todos cosechamos lo que sembramos.

Publicado en Diario Ecología

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: